Historia

Los orígenes de la Facultad de Educación de la Universidad de Costa Rica provienen de la Escuela Normal de Costa Rica, primera institución costarricense creada con exclusividad para la formación de educadores. Un recorrido a lo largo de su historia muestra algunos de los momentos más significativos:

 

Antes de 1940: de Escuela Normal a Escuela de Pedagogía

La primera escuela formadora de docentes de vida efímera se creó en 1864, pero no fue sino hasta entrado el siglo XX cuando se fundó la Escuela Normal de Costa Rica, dedicada en exclusividad a la formación de maestros.

Esta escuela recogió estudiantes del antiguo Liceo de Heredia y las poblaciones normales de las secciones correspondientes en el Liceo de Costa Rica y el Colegio de Señoritas, colegios de Educación Secundaria que agregaron a su organización regular de institución secundaria, una sección para la formación de maestros en ausencia de una institución particular dedicada a estas tareas.

 

La Escuela Normal abrió sus puertas en 1914

El primer director de la Escuela Normal fue Arturo Torres Martínez, propuesto por el Secretario de Instrucción Pública Luis Felipe González Pública en el Consejo de Gobierno. Graduado en Columbia University, la Escuela estuvo en manos del más alto personal docente, que inició una nueva corriente de pensamiento dirigida a la mejora de la educación costarricense.

La mejora del trabajo para formar maestros, fue constante. Con la llegada a la dirección de Omar Dengo en 1920, se enriquecieron los planes de estudio, asunto que ante el entonces Ministro de Educación, justificaba diciendo:

“…la preparación académica de los alumnos ha sido por sus deficiencias, no uno de los mayores, sino el más fuerte de los obstáculos opuestos a una organización eficaz de los estudios. También lo es, a juicio de las autoridades escolares y ya tratándose de maestros, para el efecto de una organización progresiva de las escuelas comunes…”

También la preocupación por dotar al país de los mejores maestros, se encuentra en una histórica expresión de otro de los directores notables de la Escuela Normal, Joaquín García Monge, en 1917:

“La escuela pública debe estar en manos de los que más saben”.

Esto, al sugerir que la Escuela Normal debía adquirir un carácter universitario y exigir una preparación de al menos tres años sobre los cinco años del Bachillerato de la Educación Media o Secundaria.

 

La Escuela Normal se transforma en Escuela de Pedagogía con rango universitario

La característica de institución terciaria que tenía la Escuela Normal de Costa Rica desde 1937, año en el que se dio una reforma a su estructura y organización, fue la razón por la que, al fundarse la Universidad de Costa Rica en 1940, se incorporó a ella con el estatuto de Escuela de Pedagogía, según consta en el Decreto 362 del 26 de agosto de ese año.

La vida de la nueva Escuela de Pedagogía en la Universidad de Costa Rica no fue fácil, especialmente en términos de infraestructura y de ubicación geográfica. Cuando se había creado la Escuela Normal de Costa Rica, se había instalado en un edificio nuevo con todas las comodidades. Este edificio vino a suplirle instalaciones al Liceo de Heredia que no tenía uno propio y poco a poco, conforme fue creciendo la matrícula del Liceo, fue sacando a la Escuela Normal y arrinconándola a cuatro aulas hasta lanzarla fuera del edificio en una casa vieja contigua, sin servicios de agua y sin servicios sanitarios. En esa casa tuvo que vivir la Escuela de Pedagogía de 1946 a 1948. Sin embargo, la entonces Decana de la Escuela de Pedagogía en la Universidad, dio una lucha grande para buscarle un lugar digno, al tenor de los esfuerzos que la Universidad hacía para crear la Ciudad Universitaria en San José.

La historia da cuenta de las fuertes luchas y el peregrinaje de la Dra. Emma Gamboa como Decana, las luchas para ubicar la Escuela en San José ante las resistencias del pueblo herediano, el hacinamiento que vivieron docentes y estudiantes, pero también la limitada colaboración de esa comunidad para resolverle el problema en Heredia; las diferencias al interior de la Universidad, pues mientras el Consejo Universitario acordó su traslado a San José, el Rector era de la idea de que permaneciera en la medida de lo posible en Heredia.

La Escuela de Pedagogía con carácter universitario, también vivió la creación de otra Escuela Normal, llamada Escuela Normal de Costa Rica, como su antecesora, pero con el calificativo de “Omar Dengo”. Esto se realizó por ley en 1951 y dependiente del Ministerio de Educación, de manera que la formación de docentes estuvo en dos escuelas: la de Pedagogía con rango universitario, dependiente de la Universidad de Costa Rica, y la Normal de Costa Rica con rango no universitario, dependiente del Ministerio de Educación. Aparecerían luego otras escuelas normales no universitarias, en Liberia, en San Ramón y en Pérez Zeledón, que luego pasaron a ser centros regionales universitarios.

Una lucha importante de la Facultad de Educación se dio en 1954, cuando se logró que la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Costa Rica aceptara la condición de Facultad de Educación de la que fuera Escuela de Pedagogía y que, además, emitiese los títulos de profesorado para la segunda enseñanza.

La Reforma Universitaria de 1957 marcó a la Escuela de Pedagogía. Desde el año 54, el Consejo Universitario había aprobado en la sesión 158 del 8 de noviembre, el establecimiento de la Facultad de Educación que absorbía a la Escuela de Pedagogía. Pero no fue sino hasta el 11 de enero de 1957, cuando “…Los escritos y discursos suyos recogidos en obra póstuma, son parte mínima de su trabajo abundante y profundo. La fecundidad de su palabra cargada de mensaje se advierte, sin embargo, en esos escritos y deja simiente en quienes le buscan con inteligencia y corazón abierto. Omar Dengo figura hoy en la galería de los Beneméritos de los órdenes de su vida: en el aula humilde, en la cátedra superior, en el periódico, en el hogar y en plaza pública; maestro de un pueblo y maestro de maestros” (Gamboa, 1978, p. 122).

Palabras de Emma Gamboa en 1978, refiriéndose al legado de Omar Dengo. Revista Electrónic@ Educare Vol. XIII, N° 1, [153-165], ISSN: 1409-42-58, 8 el entonces Rector de la Universidad de Costa Rica, Rodrigo Facio, instaló la Facultad.

La Escuela de Pedagogía de 1946 a 1948 estuvo ubicada en una casa en malas condiciones al lado de la antigua Escuela Normal. Sin embargo, la entonces Decana de la Escuela de Pedagogía en la Universidad, dio una lucha grande para buscarle un lugar digno, al tenor de los esfuerzos que la Universidad hacía para crear la Ciudad Universitaria en San José.

Una lucha importante de la Facultad de Educación se dio en 1954, cuando se logró que la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Costa Rica aceptara la condición de Facultad de Educación de la que fuera Escuela de Pedagogía y que, además, emitiese los títulos de profesorado para la segunda enseñanza.

 

Edificio de la Facultad de Educación, 1948

 Corría el país con apenas un millón de habitantes, con aires de reforma educativa que coronaban en el Consejo Superior de Educación (instalado en 1953 como máximo órgano rector de la educación costarricense por mandato constitucional), los esfuerzos de redacción de la Ley Fundamental de Educación. Esta Ley fue aprobada por el Poder Legislativo un 27 de setiembre de 1957, y es la ley que ha dado el marco filosófico y axiológico al sistema educativo y a la educación de este país. Vigente en la actualidad, cobijó en los años siguientes, la vida del magisterio nacional que la Facultad de Educación, nutría con sus graduados.

La vida de la Facultad continuó con los procesos de desarrollo académico y la consolidación de una infraestructura adecuada para su trabajo en la sede central de la Universidad de Costa Rica. Fue así como el sábado 14 de julio de 1958 a las 9 a.m., la Facultad de Educación inauguró el edificio que la ha albergado hasta la fecha, con la presencia de las altas autoridades de la Universidad, del Gobierno y del cuerpo diplomático acreditado en el país. En la actualidad, este edificio es emblemático de los primeros años de nueva vida universitaria que marcó la Reforma Universitaria de 1957.

En marzo del 59, el Consejo Universitario aprobó el Reglamento de la Facultad de Educación (Acta Nº 990, artículo 7 del 13 de marzo de 1959, Tomo 30, folio 301) y el establecimiento de un Consejo Asesor Administrativo) (Acta Nº 1039, artículo 43 del 2 de noviembre de 1959, Tomo 34, folio 35). Ese mismo año se reeligió a la Dra. Gamboa como decana (Acta Nº 1037, artículo 4 del 23 de noviembre de 1959, Tomo 34, folio 123).

El año 1960 fue prolífero para la Facultad, pues el Consejo

• autorizó a la Facultad aplicar pruebas de admisión a la universidad en Matemática y Castellano a los aspirantes a estudios de educación, (Acta Nº 1050, artículo 3 del 19 de enero de 1960, Tomo 34, folio 408);

• la decana informó de la apertura de una Escuela Laboratorio en mayo de ese año (Acta Nº 1052, art. 66 del 8 de noviembre de 1960, Tomo 34, folio 468);

• se presentó ante el Consejo un proyecto para formar profesores de Educación Física (Acta Nº 1092, artículo 58 del 19 de setiembre de 1960, Tomo 37, folio 214);

• se solicitó una transformación en departamentos para la Facultad (Acta Nº 1083, art. 46 del 1º de agosto de 1960, Tomo 36, folio 390)

• en este año también en el acta Nº 1100 el Consejo Universitario en el artículo 41 del 24 de octubre (tomo 37, folio sin numerar), el Ministro de Educación, el Rector, el Decano de la Facultad de Ciencias, la Decana de la Facultad de Educación, dieron a conocer al Consejo Universitario, la lista de problemas que la Asamblea Universitaria debía atender sobre la política de formación de educadores. Un hecho sin duda que informa del papel de la Universidad en materia de la actividad académica de la Facultad y del país; Fotografía Nº 10: Edificio de la Facultad de Educación, UCR.

• atendió la resolución de la Asamblea Universitaria (Expediente Nº 44 del 11 de noviembre de 1960 porque el acta no fue transcrita) para que la Facultad fuera evaluada por un experto francés. Como parte del espíritu académico de la época, la Dra. Gamboa ante el Consejo Universitario informó en el año 1962, sobre la emisión de certificados de aptitud sólo en casos de emergencia (Acta Nº 1190, artículo 30 del 24 de enero de 1962, Tomo 42, folio 47). También en ese año, la decana le informó al Consejo de un plan para definir requisitos de ingreso a estudiar educación y solicitó además, que el título que se diera a los egresados de su Facultad, fuera el de Bachiller en Ciencias de la Educación a quienes completaran 4 años de estudios (Acta Nº 10202, artículo 26 del 26 de marzo de 1962, Tomo 43, folio 49).

En el año 1968, se ubicó la Carrera de Bibliotecarios en la Facultad (Acta Nº 1672, artículo 6 del 25 de noviembre de 1968, Tomo 75, folio 17). Los años sesenta constituyeron un período de gran movimiento en las ofertas de formación profesional para la educación como respuesta a las demandas nacionales. La Facultad de Educación fue abriendo nuevas ofertas para funcionarios administrativos, orientadores, personal de educación especial, Artes Industriales, profesores de inglés, música, educación física, que en sus inicios tuvieron como base, cursos de capacitación y migraron luego a ofertas como carreras universitarias.

Particular importancia tiene la década de los años sesenta en la Universidad de Costa Rica, cuando el entonces Rector Carlos Monge Alfaro, desde 1965 manifestó su preocupación por las zonas rurales del país y a finales de esta década inició en la Universidad de Costa Rica, el proceso de regionalización universitaria. Un hecho que no debe quedar invisibilizado, es que en el año 1969, cuando se abrió el Centro Regional de Guanacaste en Liberia, fue la Facultad de Educación la pionera de ese Centro, pues desde 1967 ofrecía cursos de capacitación a docentes de la Educación Primaria y Secundaria durante los veranos y tanto en el Centro Regional de Occidente como en el de Liberia, se ofrecieron carreras de profesorado (De la Cruz y Salazar, 2003).

 

La Facultad de Educación se organiza en Escuelas


Los años setenta marcan un punto de inflexión en el desarrollo de la UCR, pues el país asistió a la consolidación de la educación general básica, a la regionalización universitaria, al desarrollo de la educación preescolar, la propuesta de la enseñanza diversificada en el nivel secundario, a la par que se fortaleció la educación privada que además presentó diferentes ofertas: bilingüe, vocacional, religiosa, protestante, primaria, secundaria, etc.

Empezando la década (1971), la Facultad de Educación logró el nivel de bachillerato universitario para la Enseñanza Primaria, pues la Educación Preescolar ya lo tenía (De la Cruz y Salazar, 2003). Al respecto, fue don Rafael Cortés quien tuvo ese mérito:

Los planes aprobados en 1970 terminaron en forma definitiva con las viejas estructuras que existían como un híbrido dentro de la Universidad, que apenas toleraba la formación de maestros para la Educación Primaria como una carrera corta de dos años, incompatible con la “dignidad” de otras profesiones.5

También en esta época el país amplió el número de universidades encargadas de la formación de educadores. En 1974 se creó la Universidad Nacional de Costa Rica, ubicada en Heredia y en el año 1976, la Universidad Estatal a Distancia. En esta época también, la Facultad de Educación en la Universidad de Costa Rica asumió cambios internos. En el año 75 el Consejo Universitario se pronunció sobre una propuesta de reestructuración de la Facultad en la que expresó su rechazo a la creación de cinco escuelas porque debían funcionar primero durante un tiempo prudencial en el nivel inmediato anterior, para no hipertrofiar la maquinaria administrativa de la Universidad (Acta Nº 2075, art. 17 del 7 de octubre de 1974, Tomo 110, folio 20). No obstante, en el año 1977 (Acta Nº 2356, art. 8 del 21 de febrero de 1977, Tomo 121), se aprobó la nueva estructura de la Facultad cuando conoció el informe de otra comisión que volvió a integrarse en esa época. En este informe se recomendó que el Departamento de Docencia Universitaria y el de Educación Física, formaran parte de la nueva Escuela de Formación Docente. Las otras escuelas serían la de Administración Educativa y la de Orientación y Educación Especial. Hasta el año 1980, la carrera de Bibliotecología se ubicó en la Escuela de Administración Educativa con rango de Departamento.

Como corolario en este aspecto, se puede afirmar que el hecho de que la formación de educadores adquiriera un rango universitario, significó una mejora de los salarios de los maestros, amparados a la Ley de Carrera Docente y este hecho era un estímulo para la aspiración a las carreras del magisterio.

La Facultad de Educación inició su vida organizada en escuelas, con tres de las cinco escuelas que en la actualidad posee. Seguidamente, una breve referencia a la historia de cada una de ellas y del Instituto de Investigación en Educación.

Fuente: Comisión de Autoevaluación CAFE. Informe de Autoevaluación Facultad de Educación. 2010

Descargue el documento completo con Historia de la Facultad de Educación.

Documentos que rescatan la historia de la Facultad de Educación de la Universidad de Costa Rica:

 

Contactos

Facultad de Educación - UCR

Email: decanato.educacion@ucr.ac.cr

Teléfono Decanato: (506) 2511-8867

Fax: (506) 2225-3749

 

Consultas o sugerencias relacionas con este sitio web consulte al informático de la facultad al teléfono: (506) 2511-5387

©2019 Universidad de Costa Rica

Buscar

Traducción Original

Traducción Automática